Las Cámaras, en el Día del Empresariado Asturiano de la 65 Feria de Muestras

Las Cámaras, en el Día del Empresariado Asturiano de la 65 Feria de Muestras

El presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Avilés, Daniel González, ha participado este jueves, junto a sus homólogos de Gijón y Oviedo, en el Día del Empresariado Asturiano, organizado en el marco de la 65 Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA) que se celebra hasta el próximo 21 de agosto en el Recinto Ferial de Asturias Luis Adaro.

La jornada, organizada por las entidades empresariales, ha incluido, entre otras actividades, un encuentro de las tres Cámaras de Comercio de Asturias y la Federación Asturiana de Empresarios (FADE). El acto institucional ha contado con la intervención de los presidentes de las Cámaras de Comercio de Gijón, Félix Baragaño; de Oviedo, Carlos Paniceres, y de Avilés, Daniel González, junto a la presidenta de la FADE, María Calvo.


Unidad del empresariado

El presidente de la Cámara de Avilés ha destacado que se trata de un día para reivindicar la importancia del empresariado como uno de los principales pilares económicos de la sociedad. Una jornada que ha servido para dar altavoz a algunas de las principales reivindicaciones del sector. Es el caso de la necesaria disminución de la burocracia o la solución de problemas endógenos de Asturias, como la deficiencia en las conexiones o la demanda de una tarifa eléctrica competitiva para las empresas electrointensivas. 


Daniel González ha hablado en su discurso (se adjunta el texto íntegro) de las conexiones que “que son peores y más caras”, de una burocrática “lenta y excesiva”, la falta de mano de obra cualificada en sectores estratégicos o la migración del talento. Son problemas, ha dicho, que se suman a la tormenta perfecta que a nivel global venimos sufriendo el último año y cuyas consecuencias aún son impredecibles. Pese a todo ello, el presidente de la Cámara de Avilés ha destacado que los empresarios apuestan por Asturias, “porque confiamos en nuestra tierra, mirando al futuro siempre con optimismo, demostrando resiliencia y patriotismo”.


Sobre todo, Daniel González ha destacado que el acto ha servido para poner de manifiesto la unidad empresarial para situar a Asturias en el puesto que le corresponde, junto con el resto de las instituciones concernidas en el propósito de aunar esfuerzos para la consecución de ese objetivo.


Una unidad que las Cámaras de Comercio, ha dicho, han interiorizado y que tendrá como consecuencia el futuro Consejo Regional de Cámaras, el cual, manteniendo la independencia de cada una de las tres Cámaras asturianas, proporcionará una voz única y más fuerte en defensa de los intereses de las empresas asturianas, “aquí, pero también fuera de Asturias”.  

Un Consejo Regional de Cámaras que impulsará proyectos que ya se viene haciendo de manera conjunta, como la Oficina de Captación de Inversiones, y que tan buenos resultados ha obtenido desde su creación hace dos años en plena pandemia. 


Una unidad Cameral que en opinión de Daniel González debe ir de forma paralela tanto con FADE como con el resto de patronales sectoriales, la mayoría de ellas representadas a su vez en los plenos corporativos de las Cámaras recientemente constituidos