Nota aclaratoria

Nota aclaratoria

Comunicado de la Cámara
Oficial de Comercio de Avilés



Las Cámaras de Comercio son corporaciones de derecho público, al servicio del interés general, y como tal tienen que trasladar información a todas las empresas en las mismas condiciones y por igual, máxime en estos momentos difíciles donde impera la confusión en determinados aspectos. 

Nuestra obligación es que las empresas estén informadas porque están necesitadas de recibir noticias, normativa o interpretaciones que sean de su interés. 

La principal causa de consulta, en estos últimos días en las Cámaras de comercio, está siendo sobre los ERTES. 

Ante esto hemos hecho todos los esfuerzos necesarios para resolver las dudas, estando en permanente coordinación con los organismos competentes y agentes sociales para aclarar las mismas y establecer remedios facilitadores, responsables y justos para las empresas. 

La interpretación y aplicación práctica de la normativa, que se aprueba estos días no es fácil. De hecho, cada día se producen interpretaciones sobre otras hechas anteriormente de una misma norma. 

Somos conscientes de las dificultades y excepcionalidad de la situación, y de los esfuerzos que las administraciones están haciendo para poner remedios a través de normativa rápida. 

Dentro de nuestra vocación de servicio público estamos haciendo un gran esfuerzo para contribuir a paliar esta situación. 

Somos partidarios de que la interpretación que se haga de estas normas sea con la máxima transparencia y no quede en la esfera de unos pocos, y que haya el máximo consenso para trasladar a las empresas toda la información posible. 

En este sentido, y tras la nota de la Dirección General de Empleo y Formación (DGEF) del Principado, y en consecuencia con los razonamientos explicados, hemos tenido contacto estos días con la Consejería de Industria para tratar de esclarecer las normas y tener las mejores explicaciones que son requeridas por las empresas. 

Ayer se sugirieron unos criterios y entendimos que debían ser compartidos por todas las empresas de Asturias, ya que trataban sobre determinados criterios prácticos que tenían por fin facilitar y mejorar la gestión de los ERTEs. Criterios que también fueron compartidos con el sector del automóvil con el que contrastamos opiniones. 

Nos consta que hasta hoy a primera hora de la mañana el criterio era el que trasladamos a las empresas. Posteriormente se desprende de la nota de la DGEF que hay un cambio de criterio que respetamos, como no podía ser de otra manera, tal como ha habido en otras modificaciones de criterios durante estos días. Esta crisis no viene con un completo manual de instrucciones bajo el brazo, y corresponde, día a día, encontrar los mejores procedimientos para encauzarla. 

Las Cámaras de comercio en su vocación de servicio público y más en estos momentos donde se está redoblando esfuerzo, no dudará en enviar y recomendar a las empresas cuantas cuestiones sean de interés, asimismo continuará con la colaboración leal con las administraciones públicas, y asumiendo los cambios de criterio que estas hagan, pero también ejerciendo, con la autoridad de nuestra representación, toda nuestra capacidad para que todo sea un poco menos difícil, y en beneficio de la actividad económica con trascendencia social. 

Seguimos, por imperativo legal, en nuestra misión de leal colaboración con las administraciones públicas, con el propósito de sumar y poner nuestras fuerzas al servicio del interés general, también ejerciendo nuestra responsabilidad de exigir el mejor tratamiento para nuestras empresas.